Climatización geotérmica

La climatización geotérmica se utiliza para generar calefacción, aire acondicionado, y agua caliente. Garantiza el mayor confort y comodidad para cubrir las necesidades de un hogar de la forma mas eficiente y ecológica, reduciendo al máximo el consumo de energía y con ello el gasto energético y las emisiones de Co2.

Este tipo de climatización es la eficiencia energética en su máxima expresión: se produce simultáneamente aire acondicionado, calefacción y agua caliente doméstica, con un consumo mínimo, gracias a la aplicación de una bomba de calor que aprovecha las características geotérmicas del subsuelo.

La energía geotérmica

La energía geotérmica o geotermia consiste en aprovechar la capacidad que tiene el subsuelo de permanecer a una temperatura aproximadamente constante a lo largo del año (15º C). Esta capacidad le permite absorver o ceder una gran cantidad de calor, y es la fuente de la energía geotérmica.

Calefacción geotérmica: Calor en invierno, frío en verano

Las bombas de calor geotérmicas aprovechan el calor almacenador en el subsuelo o en aguas freáticas para calentar un hogar y producir agua caliente, o para refrigararlo en verano.
Para ello es necesario instalar un lazo (ver ilustración) enterrado que permita el intercambio de calor con el subsuelo.

Imagen ilustrativa de energía geotermica

Tipos de captación

Tipos de captación geotermica

Funcionamiento de la climatización geotérmica

La bomba de calor utilizada en la climatización geotérmica es la bomba de calor geotérmica. Pero para explicar como funciona la instalación, es conveniente explicar primero cómo funciona una bomba de calor convencional.

La electricidad que consume no es utilizada para producir el calor directamente, como en una resistencia eléctrica, sino para mover el calor de un sitio a otro, tal y como su propio nombre indica. Esto la convierte en una de las máquinas más eficientes que existen, porque con cada unidad de energía consumida puede producir hasta cuatro unidades de energía.

Pueden ser reversibles o no; la nevera es una bomba no reversible, mientras que un aparato de climatización que produce calefacción y aire acondicionado, sí lo es.

El mecanismo de funcionamiento aprovecha varias leyes físicas. Dentro de la bomba hay un circuito hidráulico de calefacción, como el utilizado en la calefacción convencional que funciona mediante radiadores. El líquido que lo atraviesa es convertido en gas de forma mecánica durante el trayecto del circuito situado en el lugar de donde queremos extraer el calor. El gas absorbe ese calor, y posteriormente se le aplica presión mediante un compresor -que es el que está consumiendo la electricidad-. Debido a la presión, el gas se convierte otra vez en líquido, cediendo el calor que implica el cambio de estado. El calor obtenido es inyectado donde la climatización lo requiere.

En un sistema de aire acondicionado convencional, el intercambio de calor es aire - aire; es decir, absorbemos el calor contenido en el aire de nuestra casa y lo expulsamos al aire de la calle. Existen también sistemas denominados aire - agua, que son las bombas de calor que también se utilizan para proporcionar calor a los circuitos hidráulicos de la casa (agua caliente y calefacción).

Y existe también la bomba de calor geotérmica, denominada así porque aprovecha las cualidades geotérmicas del subsuelo. En una climatización de este tipo, el intercambio no se realiza con el aire ni con el agua, sino con el subsuelo, que ofrece temperaturas mucho más ventajosas para este intercambio de lo que lo hace la atmósfera exterior de la casa, porque el interior de la tierra se encuentra siempre a una temperatura constante de unos 15ºC a lo largo de todo el año, mucho más de lo que ofrece la calle en invierno, y muchísimo menos de lo que nos ofrece en verano.

Comparte este contenido

Novedades en Renovables

Subvenciones

Ayudas y subvenciones del Ente Vasco de la Energía